martes, 28 de diciembre de 2010

Hay.

Agujeros en el alma
no cualquier temple soporta
lunas que hacen recordar la infancia
y luego, tiernamente, nos asfixian
estrellas en el cielo negro, oscuro
de cada prójimo
el padre late en su sombra
la madre, desde su brillo estira su umbilical sueño.

tazas quebradas, platos rotos
sillas esperando
recuerdos de casas extraviadas
hay esperanza en la lluvia
y goteras que uno extraña cada verano.

No hay comentarios: